Escribir sí, pero no solo escribir

www.gamisolution.comLos defensores del método de estimulación tradicional de papel y lápiz alegan que escribir es un ejercicio magnífico y que, sobre todo en mayores, es necesario practicar la escritura para que no se pierda esa habilidad. Y no solo eso: dibujar y colorear, y, en general, todo lo que se haga con un lápiz en la mano, es beneficioso.

Nosotros no ponemos en duda estos beneficios. Lo que ponemos en duda es limitar la estimulación solamente a actividades de papel y lápiz.

El uso del lápiz estimula principalmente la praxia. De manera secundaria, se pueden estimular otras funciones, como el lenguaje, la memoria o el cálculo, si orientamos la actividad a ese fin. También permite mantener la atención, y se trata de un movimiento fino con el cual se adquiere soltura con la mano.

www.gamisolution.comSin embargo, hay muchísimas maneras distintas de estimular todas las funciones, como demostramos en esta web, y el uso del lápiz, además, conlleva una serie de desventajas.

Por ejemplo, estar concentrado en la escritura impide tener contacto con el resto de participantes, esto es, socializar, lo cual, según los pilares del envejecimiento activo, es algo fundamental.

Por otra parte, muchos mayores se quejan de mareos, dolores cervicales y agotamiento cuando llevan mucho tiempo seguido fijando la vista en el cuaderno.

www.gamisolution.comPor último, por lo general, las actividades de lápiz y papel obligan a los participantes a centrarse en su propia actividad, y, por tanto, el ambiente no resulta estimulante, sino más bien tedioso y aburrido, sobre todo cuando se lleva más de quince minutos lápiz en mano. El colmo son los casos en los que se usan los famosos cuadernillos Rubio como método de estimulación… ¡para personas mayores!

En Gamisolution, teniendo en cuenta todo lo anterior, procedemos de la siguiente manera. Incluimos una sola actividad de papel y lápiz en cada sesión (aunque nunca son actividades tradicionales tales como dictados o cuentas; véase aquí un ejemplo de una actividad de lápiz y papel con nuestro sello), o bien, de manera secundaria, permitimos el uso del lápiz para anotar información que resulte útil para una actividad en concreto. Por ejemplo, en una actividad de denominación, en la que pedimos a los participantes, por turnos, que nos digan una palabra relacionada con un tema, les permitimos anotar las que se les ocurren mientras llega su turno.

En definitiva, hay formas de usar el lápiz mucho más estimulantes y divertidas que hacer cuentas, dictados y pasatiempos sin parar durante dos horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies