Principios básicos de motivación – 3: Antecedentes en el estudio de la motivación

www.gamisolution.com

Aristóteles

Como dijimos en la introducción, el interés por la motivación, aunque no aparezca con este nombre hasta hace relativamente poco tiempo, viene de muy antiguo. Ya en la Antigua Grecia se creía que el objetivo del hombre es ser feliz, y existían dos escuelas de pensamiento que disentían acerca del motor que impele al ser humano hacia esa meta.

Por un lado, los sofistas creían que es la sabiduría la que conduce a la felicidad; es decir, el sujeto, debido a su carácter racional, busca tener cada vez mayor conocimiento de la verdad. Como la característica que le distingue de otros seres es la racionalidad, se ve empujado a la búsqueda de las verdades universales, y es esa búsqueda lo que le trae la felicidad. Podríamos decir que, posteriormente, el movimiento humanista recuperará esta visión sobre el ser humano.

Por otro, estaban los epicúreos, que creían que lo que mueve al ser humano es el principio del hedonismo: la búsqueda del placer y la evitación del dolor. Podríamos decir que esta es la base del comportamiento de todo el reino animal, y que explica muchas de las conductas del ser humano. El conductismo del siglo XX recuperó esta idea y demostró su validez en los procesos de condicionamiento clásico: parece ser que el cuerpo humano está programado según el principio hedonista, y que el aprendizaje tiene en él una base muy importante.

A esta dicotomía entre sofistas y epicúreos se suma la del determinismo versus libre albedrío. Es Aristóteles el primero en defender la libertad del alma, algo que Tomás de Aquino, siglos después, resumiría en el término tabula rasa: los seres humanos nacemos libres, y es la experiencia adquirida a través de nuestro libre albedrío la que rige nuestro comportamiento.

www.gamisolution.com

René Descartes

Mucho más tarde, en el siglo XVII, surgirá una nueva dicotomía que afectará a la concepción de la motivación, esta vez entre el racionalismo y el empirismo. El abanderado del primero es Descartes, que, a través de la concepción dualista del hombre, como poseedor de mente y cuerpo, diferencia ambas y otorga preponderancia a la razón, afirmando que, aunque el cuerpo funciona por instinto, somos capaces de gobernarlo mediante la voluntad, que tiene su sede en la mente. Los empiristas, en cambio, recuperan el principio hedonista para arrebatarle al ser humano la libertad que Descartes le concede, asegurando que la experiencia determina su comportamiento. Entre ellos, Hobbes añade una naturaleza utilitarista y egoísta en todos nosotros como base para explicar la conducta y nuestra tendencia a enfrentarnos entre nosotros: homo homini lupus, “el hombre es un lobo para el hombre”, debido al conflicto que surge con los demás en la búsqueda del placer personal.

www.gamisolution.com

John Locke

Los empiristas también contribuyeron al estudio de la motivación con su concepción asociacionista de la mente. Fue Locke quien más escribió sobre el tema. Él afirmaba que las ideas se pueden generar a través de las sensaciones y la experiencia perceptiva que deriva de ellas, pero también mediante la reflexión, es decir, generando nuevas ideas a través de otras previas. Todas estas ideas se asocian entre sí de dos maneras: una natural, que responde a una asociación lógica (como la del olor de la leña con su imagen), y otra que se da al azar o por error, entre dos ideas que en un principio no tienen relación; este último tipo de asociación puede dar lugar a creencias irracionales, y también explica la motivación humana. Por ejemplo, una colección de libros determinada me puede recordar los momentos felices de mi infancia en los que mi padre me leía, y años más tarde, el sentimiento nostálgico que resulta de la asociación entre esos libros y la felicidad me puede llevar a querer coleccionarlos.

www.gamisolution.com

Immanuel Kant

En el siglo XVIII, Kant introduce el concepto de imperativo categórico como determinante de la conducta. Se trata de una norma de conducta personal no destinada a la consecución de un fin, sino asumida como un bien en sí mismo. Por ejemplo, si nos regimos por la máxima de que siempre hay que decir la verdad, entendiendo que este comportamiento es bueno per se, estaremos hablando de un imperativo categórico. Distinto sería que no mintiéramos por miedo a que nos pillen, en cuyo caso se trataría de un imperativo hipotético. Cada persona tiene sus propios principios morales en forma de imperativos categóricos, que son los que motivan su conducta.

Más reciente es el concepto de regulación homeostática, el cual ha sido adoptado por varias teorías sobre la motivación. Surge desde la biología, cuando el médico francés Claude Bernal, en 1860, describió cómo los cambios en la temperatura corporal, la presión arterial y la frecuencia cardíaca obedecen a un proceso de regulación interna del organismo destinado a devolverlo a una situación de equilibrio dinámico. Parece ser que la conducta se regula de manera análoga, razón por la cual la homeostasis puede incluirse entre las fuerzas motivacionales del individuo.

www.gamisolution.com

Charles Darwin

Por último aludiremos a la teoría de la evolución de Charles Darwin como otra de las teorías que pretenden ofrecer una explicación sobre la conducta y su motivación. Según este autor, todo cambio llevado a cabo por un sujeto, ya sea orgánico o conductual, adquiere relevancia si le permite una mejor adaptación a su entorno.

Todas estas ideas han sido adoptadas como base en las distintas teorías modernas sobre la motivación, y de ahí que hayamos querido comentarlas antes de iniciar su estudio.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Por favor acceder para comentar.

¿Eres un ser humano? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies